General

Hay que seguir caminando

Ha empezado la nueva legislatura. Ya se perfilan las líneas de actuación del gobierno. Más de lo mismo. Se esperaba. Al fin y al cabo no cabían sorpresas dado el partido ganador. Los progresistas. ¿Por qué usan ese adjetivo calificativo?, ¿saben lo que significa, o simplemente son bobos –malos por supuesto- y les gusta que se piensen de ellos lo que tal calificativo puede de verdad significar?

No voy a escribir sobre estos señores.

Deseo dialogar con vosotros sobre la ¿leal oposición? Ese término lo acuño Fraga, creo que copiándolo de Inglaterra.
Los pasos que vamos conociendo del presidente del partido popular, Sr. Rajoy, están provocando una auténtica catarata de comentarios que benefician a la gobierno, por cuando la atención se fija en la oposición, cuando sería la economía, la situación de desarme, de Ceuta y Melilla, y  la pérdida efectiva de los valores y libertades de los ciudadanos la que acaparara la atención de esos medios de comunicación que hace mucho tiempo perdieron el más mínimo prestigio.

En los estatutos aprobados en el I Congreso de Peones Negros Libres, está su finalidad: “Nuestro objetivo es el  ejercicio de la defensa los derechos civiles de los ciudadanos en toda su amplitud y en especial el derecho a conocer todas las circunstancias, autoría, y demás implicaciones habidas en la ejecución del atentado en España del 11 de marzo de 2004.”. Y, por lo tanto, cuanto voy a tratar encaja perfectamente en nuestros objetivos; y digo esto aunque siendo un FORO libre, encajaría, como hasta ahora, cualquier comentario que sobre cualquier tema se pueda querer publicar.

Después de una derrota electoral lo primero que debe hacer el partido que la sufre es exigirle la dimisión a su líder,  si es que éste no lo hace espontáneamente. Y aquí, Rajoy se ha enrocado para evitarla con la argumentación de que ha crecido en número de votos. Se equivoca, ese argumento tendrían que decirlo las bases del partido, y no él, para solicitarle que se vuelva a presentar como líder del partido.

No voy a hacer especial hincapié en lo poco ético que me parece que Rajoy vaya visitando distintas Comunidades Autónomas con los gastos sufragados por el partido popular.

Lo que requiere mi atención es el giro que estoy observando en la actitud del partido popular, según la cuál la línea de comportamiento en cuestiones fundamentales ha variado de forma ostensible. Me explico.

Desde hace unas semanas se está publicando que la guarnición militar en las ciudades autónomas de Ceuta y Melilla van a sufrir una estimable reducción. Y a este respecto no escuchamos nada por parte de nadie. Parece como si esa salida de tropas se hiciese de manera automática,  inevitable, por el simple paso del tiempo. Ni tan siquiera los Presidentes de ambas Ciudades se ponen al teléfono. Digo esto porque Intereconomía Televisión está intentando conectar con esos señores y no lo consigue. ¿es que no quieren hablar del asunto?, ¿se lo ha prohibido el partido popular?

Y esta circunstancia unida a que el presidente del gobierno va a visitar Marruecos, que recordemos retiró el embajador por la visita de los Reyes de España a dichas ciudades, nos hace pensar si no es una estrategia para contentar al dictadorzuelo de ese país, a la cuál se presta Rajoy. Muy grave me parecería si así terminase por ser. ¿se inicia el camino sin retorno de cesión de dichas ciudades al moro?

Otro aspecto cuestionable de Rajoy es el giro que se empieza a observar en la posición respecto a la imposición de la asignatura Educación para la Ciudadanía, que como todos sabemos no es más que una herramienta de manipulación al servicio de gente sin escrúpulos, para el adoctrinamiento de los jóvenes hacia el “progresismo”. ¿cómo es posible que la oposición brinde tal victoria al gobierno?, ¿se han vuelto locos, o simplemente son más estúpidos de lo que parece?

Han sido las Comunidades de La Rioja y de Valencia las que han comenzado a alinearse con el gobierno. ¿por qué?

Temo que la nueva política de Rajoy se derive de considerar que la anterior línea de oposición al crear crispación le ha restado votos en las pasadas elecciones. Si esto fuese así le expresaría públicamente mi desprecio por ese cambio tan lamentable.

La estrategia de un partido la debe adoptar el propio partido, no su líder, pues en caso contrario se convierte en un dictador. Después de la derrota, el partido debe reflexionar para averiguar qué causas han posibilitado el revés, analizar la presente situación y diseñar una estrategia que le permita una razonable expectativa de ganar las próximas elecciones. Y como broche final, y solo entonces, deberá nombrar a su  líder, que será aquella persona, supongo que afiliada, que mejor perfil presente para desarrollar dicha estrategia. Si no se hace así, estamos, como por desgracia sabemos, ante un partido que NO ES DEMOCRATA.

Si lo que Rajoy pretende es adoptar una política de hechos consumados para mantenerse al frente de su partido, ya la ha iniciado nombrando a sus portavoces, y conservar su liderato por sus “gónadas” evidentemente estará cavando su tumba política.

Tal vez eso sea bueno, y lo digo porque bajo ninguna posición puede admitirse que el partido de la oposición mantenga una política blandengue, y deje de defender los derechos civiles de los ciudadanos en toda su amplitud.

Y finalmente porque ha de ser el partido popular, como oposición, el que deba exigir al gobierno que continúe investigando para que se conozca la verdad de los atentados sufridos el 11 de marzo de 2004, que tanto afectaron a ese partido. La actitud de Rajoy en la entrevista que le realizó el país (menudo medio de comunicación-basura) fue todo un error. Y cuando le arrinconaron con preguntas sobre el atentado reculó cobardemente en lugar de enfrentarse al periodista.

Soplan malos vientos y menos mal que tenemos la fuerza de la razón a nuestro lado.