General

Parece lo mismo pero es muy diferente

Hace unos pocos días, los terroristas de eta hacían estallar un coche bomba en la ciudad riojana de Calahorra.

A primeros de este mes de marzo, eta asesinaba a una persona en Mondragón.

Estamos ante dos actos terroristas. Evidente. Que merecen la condena unánime de los ciudadanos de cualquier clase y condición.

Podría parecer lo mismo, pero casi nada tienen en común. Si acaso que los ejecutores son una banda de descerebraos terroristas que quieren imponerse a toda una Nación. Nuestra Nación. España.

Leer más...

La prueba del algodón

Hace algunos años lo puso de moda un anuncio de artículos de limpieza. La prueba del algodón es la definitiva para comprobar que la suciedad no estaba presente en la zona a la cual se había aplicado el producto.

Por lo que a España y la democracia se refiere, se puede aplicar la prueba del algodón para comprobar la mansedumbre de la Justicia en general, respecto del gobierno de la nación.

Comencemos por el Tribunal Constitucional. Esta es su prueba:


Leer más...

Suele Ocurrir

Suele ocurrir, que los mediocres sean más numerosos que los que no lo son. La mediocridad que representa la estulticia, la pasividad, la ignominia, y en suma el “que mas da”, es la seña de identidad de la España que hoy existe, la prueba la tenemos todos los días 11 de cada mes, en que solo unos cuantos ciudadanos, muy pocos, se revelan contra el silencio que se quiere imponer al recuerdo de lo ocurrido aquel 11 de marzo del 2004, día en que el atentado terrorista mas siniestro de nuestra historia, cambió nuestra propia historia.

Nos imponen ahora, en el cuarto aniversario de aquella masacre, cuatro años mas de silencio, un silencio soterrado bajo la apariencia de la legalidad, y pretendidamente enterrado por una sentencia innoble, que no ha dado respuestas a las preguntas e interrogantes que los ciudadanos honrados  venimos haciendo desde aquel 11 de marzo, ¿acaso, alguien sabe quien planeó aquel atentado? Pero ¿acaso, les importa?. Un pueblo que es capaz de olvidar a sus muertos, que es capaz de lavar su mala conciencia a golpes de conveniencia política, a golpes de aparente solidaridad, a golpes de un pretendido estado de derecho, a golpes de corrupción moral, es un pueblo egoísta e infame, insolidario e irresponsable.

Hasta que no sepamos la verdad de lo ocurrido aquella fría mañana de marzo de 2004, en que  “temprano levantó la muerte su vuelo”, la libertad y la democracia estarán secuestradas en España, y el “silencio de los corderos” tratará por todos los medios de ahogar nuestro grito de LIBERTAD, porque un pueblo que ignora su pasado no es un pueblo libre, es un pueblo amordazado en su ignorancia.

Cuatro años desde la Gran Canallada

Dentro de unos días se cumplirán cuatro años desde que una banda de asesinos torció  la Historia de España sin reparar que, como precio de esa vil hazaña, morirían ciento noventa y dos seres humanos, otros dos no nacidos (considerados en la sentencia, también como víctimas mortales) y más de mil setecientas personas resultarían heridas.

Y también se cumplirán los cuatro años de aquellos días tan turbios en que SI SE HIZO POLITICA DEL Y CON EL TERRORISMO, precisamente por el partido político -y en su exclusivo beneficio-, que gracias a ello alcanzó el poder. Ese partido fue, a fin de cuentas, el candidato preferido por los terroristas.

Pese al dilatado período de tiempo, continuamos sin saber  nada de quienes o quién fue quien ideó, financió y ordenó tan enorme matanza. Después de cien mil páginas escritas en un sumario, resulta que la sentencia del juicio celebrado, no puede establecer lo más importante de los atentados.

Leer más...

LAS PRÓXIMAS ELECCIONES Y LA VERDAD DEL 11 M

En esta España, donde todo está politizado, las campañas de los partidos políticos son permanentes. Inacabables. Es una forma, creo, de no dejar que los ciudadanos podamos pensar en ¿para qué necesitamos a estos señores, que mienten más que hablan y, por lo general, incumplen sus promesas electorales y se forran con nuestros impuestos?.

No voy a escribir sobre la campaña electoral en sí, pero no puedo dejar sobre el tintero cuestiones vitales a las que los partidos políticos no se refieren en esta precampaña interminable y tampoco lo harán en la campaña (está sí afortunadamente acabará el 8 de marzo).

Me refiero a que los dos partidos mayoritarios olvidan que hay 194 personas muertas, asesinadas hace cuatro años que están esperando, que están pidiendo justicia. Y además los más de 1.700 heridos. Todos como consecuencia de los bárbaros atentados del 11 de marzo de 2004.

Leer más...