General

La violencia al servicio de la política

Cada vez se aprecia que la intolerancia de los ciudadanos se va radicalizando más. ¿cuál es la causa?

Hoy día cuesta trabajo mantener una conversación normal con un conocido, compañero, amigo e incluso familiar, si entre los temas de conversación aparece la política. Entonces, como por arte de magia, apreciamos que las personas se dividen en dos y de forma diáfana aparecen dos posturas absolutamente dispares, irreconciliables.

Es muy curioso que no existan posturas intermedias. Los partidarios de la derecha difieren rotundamente de los partidarios de la izquierda. Es como si los cerebros humanos fuesen de dos clases. Estoy seguro de que lo habéis comprobado. No es que pueda existir desacuerdo en un punto concreto. No, la radicalidad se pone de manifiesto y asistimos a dos maneras de ver las cosas diametralmente opuestas. Y no solo opuestas, sino hasta beligerantes.

Cuando de lo que se habla con esas mismas personas pertenece a cuestiones del trabajo, de la convivencia, de deportes, del amor, aquí puede que el debate se convierta en una charla amena que se va enriqueciendo con los distintos puntos de vista de cada uno de los tertulianos. Aquí, entonces, si hay acuerdos o al menos los puntos de vista son aceptados por el resto de forma tolerante y pacífica.

¿cuál es, entonces, el motivo de la radicalidad cuando de lo que se trata es de política?

Leer más...

la muerte dulce

Se contaba, que Walt Whitman, cuando trabajaba de enfermero en un hospital, durante la guerra civil, se paseaba por entre las camas de los enfermos, adornando su figura con una bonita flor en el ojal, y con una sonrisa de oreja a oreja, pues, pensaba, no desacertadamante, que los enfermos y moribundos que sufrian, postrados en los camastros y literas, agradecerian mas, la alegria y la jovialidad  que su enfermero transmitia, que el lamento y la pesadumbre del sufrimiento ante el dolor y el abandono de la vida, que en el entorno se respiraba.

Estoy convencido, que a la muerte, dado los avances de la medicina, se le puede, hasta poner buena cara, la muerte "dulce" que llaman, ¿Quién no desearia morir seréna y conscientemente?. Pero, la cuestión está, en saber si  se quiere morir o no se quiere.

Ya sabemos que tenemos que morir, por eso decimos desear esa muerte serena y consciente, lo terrible es la decisión, decisión que compete en exclusiva al enfermo, al que  experimenta la cercania de su final. En esa situación sólo está el enfermo, y, cuando éste no es consciente, podrá morir serenamente pero ya no consciente,¿Quién puede relevarle en su decisión?, sus familiares, sus amigos, los que le han cuidado, los que le quieren y le han querido? .

Leer más...

Madurar


Decimos todos los que estamos en primera línea de movilización ciudadana frente a la peor de las legislaturas de toda la democracia, que no entendemos cómo es posible que el pueblo español no reaccione, que no se mueva, que parezca dormido, que pase de todo y sólo vea lo inmediato, sin calibrar mas allá del presente. Que su inmediatez sea “una cerveza y otra de gambas”.

No. No lo veo así. Al pueblo español, como al niño, le hace falta madurar, ser responsable de sus decisiones, de sus acciones y asumir las consecuencias.
Al pueblo español lo veo como el adolescente que sabe que puede hacer en cada momento lo que quiera sin preocuparse de mucho mas, porque está papá ahí para echarle una mano, ayudarlo ante las equivocaciones y proveerle de comida, ropa y vivienda, con la seguridad de que ese sistema es permanente y no cambiara. El pueblo español no es democrático y como el adolescente, no es maduro.

El pueblo español ha estado durante años confiando que el papá Estado le provea de la medicina, de la enseñanza, de su jubilación, de sus vacaciones, del paro en períodos de desempleo y en la confianza de ser un sistema inamovible, seguro y sin grandes preocupaciones mas allá de las que, como el adolescente, le vienen por la lógica del propio crecimiento.

Leer más...

UNA VÍCTIMA PIDE VERDAD Y JUSTICIA

Image En primer lugar quiero expresar mi felicitación y mi agradecimiento a la Universidad CEU San Pablo y a la Sergio Arboleda de Bogotá de la hermana Colombia, por fomentar la relación y la libre expresión de las víctimas del terrorismo. Mi familia ingresó en este club –como todas las otras, de forma involuntaria– el fatídico 11 de marzo de 2004; el más aciago jueves de la historia de España. Aquella mañana alguien decidió asesinar a muchas personas inocentes y herir a muchísimas más. Las causas aún no las conocemos. Eso sí, en España se celebraron elecciones legislativas tres días más tarde. Lo de Al Qaeda, lo de Irak y lo de las Azores que lo expliquen los que lo conocen a fondo. Yo ni sabía ni sé nada de todo eso. Lo que sí puedo jurarles es que de ser cierto tampoco lo veo razón para cargar de por vida con mi cruz.

Mi hijo Juan Pablo, 32 años cumplidos un mes antes, justo cuando retiraron la vigilancia a los aún presuntos asesinos, era una persona de paz, trabajadora, tolerante, deportista, amante de sus amistades, con sentido del humor, preocupado por los problemas del mundo, relacionado con Ingenieros sin Fronteras (ISF)... Sólo sentía repugnancia por los terroristas y sus apoyos. Lo que algunos calificarían de ironías del destino... Pero no. No me sirve la frase. No creo en el destino. En lo que creo es en la libertad humana para influir en él. El sentir contra los terroristas está muy generalizado, pero es necesario ser persona cabal para transmitir públicamente esos sentimientos y para llevar a cabo acciones contra sus agentes (el Lisboa-Dakar es una prueba). Después de que asesinaran a mi hijo, a los tres días, y como consecuencia del impacto emocional, murió mi hermano. Desde entonces mi otro hijo no puede trabajar en un puesto acorde con su formación como economista. Muy triste el balance para mi familia. Podría contar otras muchas consecuencias que el pudor me hace reservar. Nuestro sufrimiento no es el único ni el peor de los derivados de esta masacre terrorista.

Leer más...

Por un debate en Internet

Peones Negros Libres nos sumamos y apoyamos la iniciativa "Por un debate en Internet".

¿Qué pedimos?
      Los medios digitales han pedido oficialmente a los dos principales partidos políticos, PSOE y PP, que sus respectivos cabezas de lista en las elecciones legislativas del 9 de marzo próximo, José Luis Rodríguez Zapatero y Mariano Rajoy, realicen un debate en Internet abierto a todos los medios 'on line', además de los dos debates en televisión ya acordados.

¿Por qué?

  •       Porque en España hay más de 20 millones de personas con acceso a la Red que utilizan esta como plataforma para informarse, comunicarse y decidir.
  •       Porque son muchos los españoles residentes en el exterior que tienen Internet como su principal medio de acceso a información y participación.
  •       Porque Internet ofrece la posibilidad de participación de los usuarios en tiempo real de un modo mucho más eficaz que otros soportes tradicionales.
  •       Porque la industria digital española (medios, blogs, portales, comunidades, servicios, organizaciones…) ha sido unánime en la petición de un debate en Internet abierto a todos.

Apoya la Iniciativa enviando tu firma Por un debate en Internet