Jurídicos

11-M ¿Caso cerrado?


“Quienes se han beneficiado del 11M están bajo sospecha y solo ellos hubiesen podido disiparla, si su actitud hacia las victimas hubiese sido otra de la que ha sido”                

Estas son las palabras pronunciadas por una de las victimas del atentado terrorista del 11M-2004, en el último Congreso Internacional de Victimas del Terrorismo, celebrado en Madrid los días 22 y 23 de enero pasado.

Nadie se atreve a decir con nombres y apellidos, a quienes se está refiriendo como “beneficiados”, nadie se atreve a escribirlo,  muchos lo piensan, pero callan. ¿Cómo vamos a pensar que el propio gobierno de España, con su presidente a la cabeza, y, su partido socialista, y obrero y ¿español?, puedan haberse aprovechado del acto terrorista más sangriento de la historia de España?... es imposible. ¿Cómo podemos pensar que fuera ETA la beneficiada, a pesar de tener hoy en el gobierno a su mejor interlocutor socio-político, que como ellos sólo persigue la paz en el país Vasco?
El gobierno que salió de las elecciones del día 14 de Marzo del 2004, se puso en marcha inmediatamente para localizar a los asesinos y responsables de la matanza, abrió una investigación en el Congreso de los Diputados, en un tiempo record las fuerzas y cuerpos de seguridad del estado, detuvieron a más de 123 personas sospechosas de haber cometido la masacre, inició a instancias del fiscal una investigación judicial exhaustiva, hasta completar un sumario de mas de cien mil folios, y, por fin se pudo dictar una sentencia por el poder judicial, estableciendo que fueron siete suicidas pertenecientes a una célula de terroristas islamistas, los que “colocaron” las bombas en los trenes de la muerte.

A pesar de los esfuerzos realizados, no se pudo determinar quien planeó aquel atentado.

A pesar de todos los esfuerzos, no se ha podido saber, ¿Quién financió, aquel atentado?. Tampoco ha podido aclararse, si el atentado cometido dos días antes de las elecciones generales, perseguía un cambio de gobierno en España.

Es cierto, que la mayoría de los responsables materiales del atentado más grande que ha conocido la historia de Europa, eran colaboradores y confidentes de la policía española, que además, no se significaron nunca como fundamentalistas radicales, pero no había duda de que ellos habían sido los autores, así lo dice la sentencia, del Sr. Gómez Bermúdez, magistrado de la A.N.

Lo que llamaba la atención de los investigadores, policías, fiscales y al propio juez instructor, es que los terroristas no se hubieran suicidado en los trenes, autoinmolándose al estallar las bombas, sino que se suicidaron casi un mes después  para evitar ser detenidos por la policía que los tenía acorralados, esperando incluso a que el edificio donde se ubicaba el piso cercado por la policía, fuera desalojado por los vecinos. Pero resulta difícil saber lo que piensan los terroristas, máxime si estos son islamistas radicales, que pueden suicidarse en cualquier sitio, y en cualquier momento inesperado.

Gracias al esfuerzo desplegado por nuestras fuerzas de seguridad, y al celo con que trabajaron la investigación, se pudo deducir qué explosivo estalló en los trenes de la muerte, que no pudieron examinar, porque se habían desguazado dos días después del atentado, a pesar de ello, como tampoco quedaban restos de ropa o enseres de las victimas, pues habían sido ya incineradas, se consiguió, dada  la magnifica preparación de nuestra policia, examinar una de las bombas que no había estallado, y que apareció, por casualidad, ¡ intacta! en una comisaría y allí había ¡el mismo explosivo que utilizaron los terroristas, para suicidarse en su casa! GOMA 2 ECO.

El éxito gracias al ¡hallazgo!, de aquella mochila, que confiesa la policía que apareció por casualidad en una de sus comisarías, fue ¡asombroso!, pues fue el hilo conductor que les llevó a la localización de todos los terroristas implicados.

La meticulosidad y precisión con que fueron ejecutados los atentados, no se corresponde con el “perfil” profesional de los autores, dicen los que no se fían del trabajo realizado, sin darse cuenta que los terroristas, precisamente por serlo, disimulan muy bien, pues solo aparentaban ser traficantes de hachís, camellos de medio pelo, y en cuanto a su fundamentalismo religioso, se cuidaban muy mucho de que no se les notara, por eso algunos estaban casados con españolas no musulmanas, no practicaban su religión abiertamente, e incluso hubo alguno que celebraba el dia del padre- 19 de marzo S.José-. Lejos de ser unos ignorantes, resultaron ser unos expertos en explosivos, capaces de montar bombas con teléfonos móviles, que estallaron de forma perfectamente sincronizada, con una meticulosidad increíble.

Por eso ha tenido mas mérito, si cabe, la labor policial, que incluso consiguió, que los terroristas  se refugiaran en un piso de Leganès, donde el vecino contiguo, pared con pared, era un compañero policía, experto en escuchas, que por supuesto se enteraría de todo lo que estos canallas hablaban y planeaban.

En explosivos serían expertos pero en buscar piso para alquilar…..fallaron, y, sin comerlo ni beberlo se metieron en la boca del lobo, pues cuando estaban allí todos tranquilamente, llegaron los “geo”, avisados, suponemos, que por el vecino policía, aunque esto no se dice oficialmente, por no descubrir a otros terroristas sus estrategias, y los detuvieron a todos, digo, les dijeron que salieran con las manos en alto como en las películas, sin darse cuenta la policía, y ¡esto si que fue un fallo!, que como eran terroristas suicidas, pues se suicidaron, y, no quedó ni uno, es el único error de  nuestra policía, pues si hubiera quedado alguno vivo, nos hubiera podido contar lo del skoda, o la furgoneta kangoo, o de donde habían sacado el explosivo, o como llamaron  con el mismo  teléfono más de diez veces, pero con distintas tarjetas, o quién mandó un fax, estando cercados, desde fuera del piso, o quien de ellos era el experto que montó las bombas en Morata, o quienes fueron los que físicamente colocaron las bombas, y por orden de quien, y si lo que perseguían perpetrando el atentado, era conseguir que ganara zapatero las elecciones, ya que había prometido, que si ganaba…retiraría nuestras tropas de Irak, que estaban matando a tantos inocentes en ese país.

Estando como están muertos, es imposible saber a ciencia cierta, la verdad de todo, porque no la pueden contar, pero sabemos lo principal: que los muertos fueron los culpables, y como estaban muertos tampoco podían ser procesados en el juicio,y, si no  eran acusados….pues tampoco podían tener abogado, y sin abogado…..ya se sabe ….se pierde.

¿Pueden sus parientes, y familiares, pedir una revisión del juicio, alegando la indefensión de los fallecidos? He aquí, una cuestión interesante…..mi opinión es que sí, sobre todo en un juicio en el que el ministerio público, a todas luces ha intentado valerse de pruebas más que dudosas, véase, las pruebas con que acusaba a "El Egipcio".

RICARDO MORENO