11 de abril de 2015. "La vida de los muertos está en la memoria de los vivos" Cicerón

 

 

Se hace camino al andar

Don Antonio Machado escribió un precioso poema, uno más, que me permito usar para dar título a estas líneas. El poema, al completo, creo, que dice así:

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
Caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.
Al andar se hace el camino,
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.
Caminante no hay camino
sino estelas en la mar.

A finales de 2006 me uní al movimiento de Peones Negros y desde 2007 mis compañeros cargaron sobre mis hombros un peso tal vez algo más pesado. En los comienzos de 2014 pasé a ser uno más, otra vez.

He vivido -creo que con una gran intensidad- este dilatado período de tiempo en el que, a pesar de mis deseos, la política presidió los sentimientos, nuestros sentimientos, sometiéndonos a una tormentosa realidad que alejaba de nuestros deseos esa necesidad imperecedera de conocer la verdad del crimen del 11 de marzo de 2004.

Ahora, siguiendo el poema, al volver la vista atrás aprecio cómo los hechos han sido la base de la destrucción de muchos cimientos que los españoles generosamente pretendían consolidar en ese punto de unión que se ha llamado la transición. Qué lejos de la realidad ha resultado todo.

En ese camino que los políticos han plagado de trampas, traiciones y cobardías que todos hemos soportado, y que nuestra España ha sufrido.

Y que en su punto final quiere, en este momento, destrozar todo lo hecho mucho antes de 1978, pues si fue posible comenzar la transición en ese momento, ya años antes, la sociedad, había consolidado este estado necesario que posibilitara la decisión de convivir.

Desde 1976 han pasado muchos años, muchos gobiernos. Pero la trampa estaba, ya, en el inicio. La Ley electoral. Ley que los dos grandes partidos se han negado a modificar, pese a los altísimos precios que tuvieron que pagar a esos grupos provincianos que se abrigan en una bandera sectaria y que se defiende, unos y otros, en la mentira y en la manipulación de la historia y de la formación de las generaciones que están llamadas a formar la nueva España.

Derecha, cobarde, izquierda traidora a los principios que ella misma aprobó y que nos hizo creer que los hacía suyos.

Salvador Sostres escribió el 30 de marzo, en El Mundo, un grandísimo artículo “Las Tinieblas”, donde sin morderse la lengua describe a los traidores dice así, “ la izquierda es una respuesta simplista a una Humanidad diversa, contradictoria y compleja… Ser de izquierdas revela un prominente defecto intelectual, pero lo que sobre todo subraya es una educación calamitosa, colapsada de referentes falsos… porque están tan rabiosos que solo pueden odiar…”

Y es que ellos, los políticos, son los principales si no los únicos responsables de la destrucción de la convivencia. Los unos por su traición, esa que les impide ir con la bandera española constitucional y los otros, por cobardes, han apilado la leña necesaria para que la hoguera no pierda fuerza.

Y en ese entorno, el papel que juega el crimen del 11 M fue fundamental, significó la voladura controlada de la concordia. Sus autores, que siguen paseando libremente, acertaron plenamente.

No conozco la verdad del 11 M, no se ha querido averiguar. Y desde los momentos que he fechado al principio la ando pidiendo, exigiendo se dice ahora, junto a mis compañeros, cada mes en nuestro Acto de Atocha y a diario en twitter.

En efecto, la izquierda no lo podía admitir, no, no podía consolidarse el proyecto de derechas. Sería la tercera legislatura y los opositores necesitaban poder para frenar una posible consolidación de los enemigos. Ya lo habían demostrado cuando intentaron, y casi lo consiguieron, incendiar Galicia tras el hundimiento del Prestige. Porque todos sabemos que fue Aznar quien ordenó que el petrolero se acercase a las costas de Galicia y que allí esperase a que una gran tormenta lo hundiera. Es más, parece que Aznar fue el responsable de la tormenta, de la galerna o de la ciclo génesis. Todo para que se inundara de chapapote toda la costa gallega. Mentiras, manipulación, cuando no una dosis de violencia.

Les salió mal, y claro, cuando más tarde “unos terroristas” pasaron por allí y volaron los trenes de cercanías de Madrid, asesinando a 192 personas, ellos –la izquierda- se montaron en las emisoras de radio de PRISA, para preparar el golpe de estado.

La causa ya se había producido. Ahora había que preparar el efecto.

En ese camino machadiano que miro, ahora, hacia atrás, veo que los ciudadanos españoles no han reaccionado, si quitamos esa manifestación, antes del día de la votación, que reunió a cientos de miles de personas, pero en la que el odio era contra el gobierno y el partido que lo sustentaba era pleno.

La vileza llegó hasta el extremo de que se acusaba al gobierno de la voladura de los trenes, y no se pedida la detención de los terroristas.

Y claro, las elecciones que no hubo “gónadas” de suspender, las ganó el candidato de los terroristas. No cabía más abyección ciudadana.

Desde ese momento ya nada ha sido igual. La izquierda ha hundido la economía, la convivencia, el respeto, se ha bajado los pantalones ante ETA. Ha vuelto a apoyar que los españoles revivan la posguerra civil con la infumable Ley de la Memoria histórica. El odio del que habla Sostres.

¿se puede hacer política más encanallada? No, es imposible.

Hoy, tres años después de aquellos macabros siete en que un rojo marxista e incompetente hizo todo lo que acabo de escribir, ya nada es igual. La corrupción ha surgido desde esos sótanos por los que siempre transitó, ¿se acuerdan del uso de los fondos reservados por el equipo de Corcuera, de la Cruz Roja, de Filesa, de los ERES, de los cursos de formación, de Bárcenas, etc.

Nuestros políticos han demostrado ser maestros en la farsa. Solo unos cuantos se escapan de esa actuación. Y lo digo porque creo que ante ese tipo de situaciones el político honesto debe irse de ese partido o denunciarlo públicamente.

La Justicia, esa que nos hace preguntar la tendencia política del autor del Auto o de la Sentencia para situarnos, antes de su lectura, con ese pactado lento caminar y esas influencias políticas, terminan por irritar al ciudadano medio.

Ahora, cuando en el horizonte aparecen nuevas formaciones políticas, los viejos mastodontes se tambalean intentando meternos miedo.

Mientras que a duras penas se repara el desastre económico, la convivencia se tambalea. La izquierda nuestra, sin rubor alguno, que nunca abjuró del marxismo y que solo cuando Felipe González impuso su ruptura, ocultaron su pertenencia. Es muy difícil dejar el odio, el rencor.

La izquierda esa que en el mundo entero es responsable de más de cien millones de asesinatos. Y que sus seguidores en España todavía no han condenado esas ejecuciones.

Hace ya once años que 192 personas fueron reventadas. Para que una derecha cobarde no gobernara.

Lo consiguieron. Es más, después de tres años de gobierno de la derecha no se ha quitado ni una sola coma de los pactos de la izquierda con los asesinatos de Eta, de la masacre del aborto, no se ha investigado la verdad del 11 M, no se ha hecho nada que no sea en lo económico.

Y todo eso contando con mayoría absoluta. En esa política “arriolista” de perfil bajo que ya parece toca a su fin definitivamente. Mariano, Soraya, coged vuestras pertenencias que esto se acaba, gracias a Dios.

Al menos, yo, como simple ciudadano les demando a derecha y a la izquierda, que rindan cuentas sobre ese abuso de poder, ese escarnio y esa falta de responsabilidad para admitir un golpe de estado, para olvidar 192 muertos, para rendirse ante ETA, para dominar la Justicia, para permitir que se dinamite la convivencia entre los españoles.

No somos capaces de pactar, como lo hacen otros país, para sacar a la nación hacia delante, ni tan siquiera para que nuestro himno tenga una letra que cantar, ni la posibilidad de unirnos ante una sola bandera, con la excepción de los actos deportivos.

Nuestra España es una gran nación, pero los ciudadanos no siempre damos la talla.

Y el olvido de las 192 personas masacradas el 11 M y los casi 1.000 asesinados por ETA demuestra que nuestros políticos nunca han dado la talla. Han ido, van, exclusivamente a lo suyo.

Al ciudadano solo le queda seguir caminando, haciendo camino en la búsqueda de su objetivo, y si acaso al volver la mirada hacia atrás, al ver sus huellas, verá la distancia que ya recorrió en su camino.

Yo sigo caminando, nada me va a parar, nada me va a apartar de mis ideas ni de mis principios ni de mis valores.

Anímate, es lo que nos diferencia, en definitiva serán, son tus huellas, el camino y nada más.
En su recuerdo y en la exigencia de la Justicia, gritemos hasta desgarrar nuestras gargantas:

QUEREMOS SABER LA VERDAD
QUEREMOS SABER LA VERDAD
QUEREMOS SABER LA VERDAD

Madrid, Torre de Cercanías de la Estación de Atocha, 20:00 horas
Torrelodones, Plaza de la Constitución, junto al estanco, 20:00 horas
Vigo,  Calle del Príncipe, junto al Museo Marco, 20:00 horas SIN ACTO. SOLO PRESENCIA.
Barcelona, Plaza de San Jaime, 20:00 horas

 Si a ti no te da igual el 11M y quieres que se sepa la verdad, eres un Peón Negro. Que se entere todo el mundo.

No pasas página; eres un Peón Negro

Aunque estés cansado, lo que nos mueve es superior al cansancio #QueremosSaber

Haga frío o calor con PP o con PSOE.

Carteles en Alta resolución: Vigo, Torrelodones, Madrid, y Barcelona

Si quieres versión en blanco y negro o para otra ciudad, pídelo a: prensa @ peonesnegros.info

Si no puedes asistir apoya a la quedada tuitera de los #11decadames a las 10 de la noche con @peonesnegros y #11M y #QueremosSaber

Ciudadanos como tú hacen que este movimiento siga vivo y libre.

CIUDADANO, EL PRÓXIMO 11 TE ESPERAMOS.

"TODOS SOMOS PRESCINDIBLES PERO TAMBIÉN TODOS SOMOS NECESARIOS. CONTAMOS CONTIGO"

REPORTAJE FOTOGRÁFICO:,...